¿Son diferentes las personas que hacen terapia de las que no?

Hola Viajer@

¿Son diferentes las personas que han hecho terapia a las que no? ¿Tiene ventaja quien ha realizado un proceso terapéutico?

Hace no demasiado años las personas que, por ejemplo iniciaban una dieta, era porque estaban obesas o padecían alguna enfermedad. Luego el mundo fue entendiendo que hacer deporte tiene grandes beneficios. Hoy en día, cualquier persona puede hace dieta con el objetivo de sentirse bien o mejorar su salud, sin padecer necesariamente una enfermedad. ¿Ocurrirá lo mismo con la terapia dentro de unos años?

Están claros los beneficios de practicar deporte o meditar, pero ¿Cuáles son los beneficios de hacer terapia? ¿Como son las personas que han realizado un proceso de terapéutico?  Es dificil establecer generalizaciones pero si que podemos apreciar 4 tendencias en este grupo de personas.

Las personas que realizan terapia:

Consiguen ser más auténticas.

Un proceso terapéutico te llevará a abandonar las máscaras, roles y limitaciones con los que has afrontado hasta ahora tu vida. La orientación de tu vida ya no se basará tanto en los "debería" y más en lo que en realidad quieres y sobre todo necesitas. La terapia tiene mucho que ver con saber quién eres en realidad. Cuando acudes a terapia empiezas a entender que la vida está llena de conflictos y que el secreto está en aprender a manejarlos sin renunciar a ser tu mism@. Las personas que hacen terapia suelen tener mayor capacidad de resolver conflictos con otras personas y sobre todo con ellas mismas. Las personas que acuden a terapia suelen venir con un conflicto que les cuesta resolver. ¿Ser tú mismo o no?

La forma más profunda de desesperación es la del que ha elegido ser alguien diferente a quien realmente es.

Experimentan su vida de forma más plena.

En nuestra vida cotidiana pueden existir razones surgidas de la sociedad que dificultan vivir de forma plena y experimentar emociones de forma libre y completa. La relación terapéutica ofrece la libertad y la seguridad para conocer los límites que otros te imponen por dependencias emocionales, prejuicios, mandatos familiares, obligaciones morales etc. Serás capaz de conocer tus propios sentimientos y las exigencias sociales de las personas que te rodean (aspecto que a veces no gusta a otros).Cuando experimentas todas las emociones que surgen de manera consciente y abierta, te experimentas a ti mism@ con toda la riqueza que en ti existe. La terapia es un ejercicio de libertad. El auténtico tú mismo, se descubre en las experiencias propias, no en interpretaciones adulteradas y anestesiadas de la realidad. La realidad no las percibirás desde categorías preconcebidas. Si amas, ama y si odias, odia.

Por tanto en una situación nueva,  las personas que han estado en terapia suelen tener mayor capacidad para aceptar los hechos tal y como son. No los distorsionan con el objeto que se ajusten a un modelo. Esto significa que las creencias pierden su anterior rigidez. ¿Qué le pasa a quien está todo el día enfadado? ¿Qué tapa el enfado? ¿Se permite la alegría, la tristeza, la ternura? Las personas que han realizado terapia parecen tener una mayor facilidad para acceder a un rango más amplio de emociones. Podemos decir que viven la vida de forma más plena.

Son más responsables de sus vidas. Suelen tomar mejores decisiones.

Una característica de las personas que han realizado terapia es que tienen un mayor nivel de conciencia sobre sus propios recursos generando por tanto un mayor nivel de confianza. La terapia te permitirá conocer mejor tus propios sentimientos e impulsos, a menudos contradictorios entre lo que quieres y deseas y lo que consigues en tu vida. Es muy habitual que el motivo de la consulta en terapia sea en realidad, la dificultad para tomar una decisión, muchas veces entre el quiero y el no puedo. Decidir supone renunciar y asumir la responsabilidad sobre tu vida. Solo tú puedes ser feliz y esto solo depende de ti. Terapia es un acto sublime de libertad en la que se dirimen decisiones.

Personas con largos entrenamientos en terapia tienen una percepción más correcta de cualquier situación y no interpretaciones catastrofistas o excesivamente optimistas. Con la ayuda de un pensamiento más consciente puedes considerar y evaluar cada estímulo interno y externo y de esta manera tomar decisiones más cercanas a tus necesidades.

Se perciben como un "proceso" y están más satisfechos con sus vidas.

Algunas personas que no han hecho terapia pueden arrastrar un malestar durante años y realmente llegar a acostumbrarse a este dolor. Es como el miope que va por la vida sin gafas hasta que al final descubre que necesita unas lentes. ¿Cómo es el día que descubre el mundo a través de las gafas?

Tras saber lo que realmente te pasa, sentir lo que necesitas, tomar decisiones (por dolorosas que sean) y desarrollar estrategias para conseguirlo, tu satisfacción contigo mism@ y con la vida será mayor.

Acudir a terapia es un acto de valentía y sinceridad que reconozco en cada una de las personas que acuden a mi consulta 

Lo habitual cuando haces terapia es plantearte un objetivo y la experiencia me dice que este objetivo suele convertirse en otro a lo largo del proceso. Al final se consigue llegar a un lugar en el que estarás satisfecho con lo conseguido y también entenderás que el crecimiento personal va más allá de un proceso de unos pocos meses. Las personas que hacen terapia se perciben como en un proceso de crecimiento, con herramientas para abandonar la terapia una vez conseguido el objetivo, pero con la fascinación de buscar nuevos retos hacia su felicidad.  

Tu vida es demasiado valiosa para no invertir en ella.

Feliz Viaje